Te recomendamos previamente observar el procedimiento de KYC que se detalla en el siguiente link.

Desde Buenbit nos esforzamos para proteger al usuario de actividades fraudulentas y estafa en la esfera de las criptomonedas, a fin de evitar esto, es necesario tomar todos los procedimientos que garanticen la debida identificación del cliente y la seguridad en sus transacciones. Una de estas medidas es el procedimiento AML / KYC, que nos permite verificar tanto la licitud de las operaciones realizadas como la real identidad del cliente como la licitud de las operaciones realizadas.

El procedimiento AML (por sus siglas en ingles Anti money laudering) se construye a partir de los estándares internacionales, y específicamente por las recomendaciones del GAFI, cuyo objetivo es la prevención de lavado de activos y financiamiento del terrorismo.

Buenbit se reserva el derecho de aplicar el procedimiento AML a ciertos Usuarios, direcciones y transacciones específicas. La aplicación del procedimiento AML se basa en las políticas de prevención de lavado de activo y financiamiento del terrorismo a las cuales adherimos y tiene como objetivo prevenir y mitigar los posibles riesgos que involucren el lavado de dinero, como cualquier otra actividad ilegal.

Buenbit cuenta con un sistema de puntuación de riesgo capaz de detectar actividades sospechosas tanto en el proceso de KYC como en las operaciones diarias que se realicen, pudiendo quedar suspendidas o limitada la posibilidad de continuar operando hasta esclarecer cualquier situación identificada como sospechosa.

Se entiende por operaciones sospechosas o inusuales a cualquier tipo de operaciones tentadas o realizadas de forma aislada o reiterada, con independencia de su monto, que carecen de justificación económica y que no guardan relación con el perfil transaccional del usuario o que se desvían de los usos y costumbres habituales del mercado.

En todos estos casos, el usuario será contactado por el canal oficial de [email protected].

El procedimiento AML / KYC incluye la confirmación de la identidad de los Usuarios mediante:

  1. El procedimiento de KYC detallado anteriormente.

  2. Prueba de origen de fondos.

  3. Cualquier otra documentación que sea requerida para el caso particular.

Uno de los principios fundamentales en los que nos basamos a fin de evitar estas prácticas es que las transferencias siempre deberán ser realizadas entre cuentas bancarias y wallets propias, siendo los fondos exclusivamente propios y cuyo origen esté justificado con la debida documentación, la cual debe guardar la legalidad e integridad que dichos documentos requieren, considerándose bajo carácter de declaración jurada la validez de los mismos.

¿Encontró su respuesta?